1 de mayo, fallece Isabel de Portugal

cuadro-isabel

Tabla de contenido

1 de mayo de 1539

El 1 de mayo de 1539, falleció la Emperatriz Isabel de Portugal, esposa de Carlos I.
A su muerte, Carlos I se retiró al monasterio de Sta. María de la Sisla, encargando a su hijo Felipe la presidencia de la comitiva que trasladó el cadáver de la Emperatriz desde Toledo a Granada, para ser enterrada en la Capilla Real, cumpliendo los últimos deseos de Isabel.

Al llegar Granada, debía reconocer el cadáver D. Francisco de Borja, duque de Gandía, que al contemplar el cuerpo descompuesto, entre lágrimas, pronunció la célebre frase: “No puedo jurar que esta sea la emperatriz, pero sí juro que es su cadáver el que aquí ponemos … juro también no más servir a señor que se me pueda morir”.
Tras esto, decidió optar por la vida religiosa y al enviudar de Leonor de Castro, ingresó en la Compañía de Jesús, donde alcanzó la santidad.
Culta, inteligente, virtuosa y de gran belleza, Isabel fue una gran reina.
Conoció Granada en su viaje de bodas y tanto le gustó la ciudad que prolongaron la estancia durante meses.
Un terremoto, ya en avanzado estado de gestación, fue la causa de su marcha.

Asociación por la Región de Granada

Mayo 2020

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba